OBSERVATORIO JUDICIAL DOMINICANO

ojdbannerhd1.0

 

Expertos analizan dimensiones éticas y jurídicas del
secreto profesional

 

 

(Santo Domingo, D.N., 15 de diciembre de 2017). El Observatorio Judicial Dominicano (OJD), una iniciativa de la Fundación Global Democracia y Desarrollo (Funglode), ha puesto en marcha los coloquios “Derecho y Doxa” con la participación expertos que desde distintas ramas del conocimiento participan del diálogo interdisciplinario para la búsqueda de soluciones comunes.

En esta oportunidad el coloquio tuvo por título: “Dimensiones éticas y jurídicas del secreto profesional”, con la participación del Dr. Amaury García Silverio, director del Hospital Traumatológico Dr. Ney Arias Lora, los juristas Luisa Nuño, vicepresidencia de Gestión Judicial y Reestructuración del Banco BHD León, y Miguel Valerio, socio fundador de Valerio Jiminián Roa Abogados, así como del comunicador Pablo Ross, mercadólogo especializado en comunicaciones integradas.

El Dr. Amaury García se refirió a que en la sociedad de la información existen múltiples riesgos para el secreto profesional en el ámbito de la salud, sobre todo porque hoy la información privilegiada no se encuentra en el poder exclusivo de los médicos como sucedía hace 20 años.

“Tradicionalmente los médicos tomaban la información del paciente en hojas de papel y la guardaban como si fueran garantes de esa información. En la actualidad la información está fragmentada; se encuentra tanto en manos del doctor que trata con el paciente, como en los laboratorios que son grandes bancos de información, esto hace el secreto el profesional un tema cada día más complejo”, explicó.

Luisa Nuño, quien abordó el secreto profesional en el ámbito bancario, se refirió a distintos aspectos constitucionales y de derechos humanos que giran alrededor del secreto profesional, además señaló la existencia del secreto profesional en la banca se justifica por la necesidad de generar confianza en el cliente.

“La función de la actividad bancaria genera que el banquero tenga una amplia información operativa y financiera de sus clientes, por eso el cliente debe tener la seguridad de que esas informaciones no pasarán a manos de terceros”, dijo.

La jurista resaltó que si el cliente no tuviera la confianza en el profesional que le asiste, todo sería un caos, pues “este no tendría la certeza de que sus datos no llegarán a la competencia”.

Por su parte, Miguel Valerio, trató el tema “Los delitos son secretos”, afirmó que el deber deontológico y ético del abogado es defender y creer en la verdad de su cliente. “Un abogado no debe tomar el caso cuando no se está de acuerdo con la realidad del mismo”, sostuvo.

“Si un abogado revela el secreto de su cliente, viola la ley penal, pues al revelarlo se vulneran los derechos tutelados por el Código Penal, entre ellos el derecho a la intimidad, a la defensa y a la no autoincriminación”, resaltó.

La jornada culminó con el tema “Cuando asesorar es un secreto” a cargo de Pablo Ross, quien hizo referencia a que desde el punto de vista mercadológico todas las etapas del proceso de asesoría son confidenciales, pues de esto depende que no se filtren informaciones sensitivas de los clientes.

Para el comunicador, por eso son importante los acuerdos de confidencialidad, y estableció que deben involucrar “a todas las personas que desarrollan los proyectos o trabajan en las datas”, y que al consumidor sólo se le da a conocer la estrategia publicitaria que se diseña para que salga al aire”, resaltó.

La actividad tuvo lugar en las instalaciones de la Fundación Global Democracia y Desarrollo (Funglode) y fue moderada por Harold Modesto, director del OJD-Funglode y contó con la asistencia de abogados en ejercicio, comunicadores, médicos y funcionarios judiciales y estudiantes de diversas carreras.

Video institucional

Tweets de OJD